Qué es el espolón calcáneo

El espolón calcáneo es una calcificación en el talón que puede ocasionar dolor. Se trata de una osificación situada en la superficie del hueso calcáneo, ocasionada por calzados inadecuados o malas posturas al estar de pie. Cuando se complica con inflamación de la fascia (fascitis plantar) se presenta la sensación de dolor característica de la afección.

Este tipo de lesión también es conocido como fascitis plantar, tuberosidad calcánea, espolón del talón o exóstosis calcánea.

Qué causa el espolón calcáneo

Esta excrecencia resulta de la inflamación de la fascia plantar, la membrana fibrosa gruesa que conecta el calcáneo (hueso del talón) a las falanges del pie.

De la fascitis plantar a la formación del espolón calcáneo

La fascitis plantar (o aponeurositis plantar) designa la inflamación de la fascia plantar. Este fenómeno inflamatorio resulta de microtraumatismos hasta el punto de unión de esta membrana con el talón, cuando la fascia plantar soporta mucha sobrecarga. Cuando la inflamación perdura y se vuelve crónica, un proceso de curación puede comenzar espontáneamente, las células óseas se forman para aliviar la fascia plantar de la sobrecarga excesiva. Aparece un pequeño espolón óseo horizontal. Su presencia es detectada con un simple examen radiológico.

Causas y factores de riesgo del espolón calcáneo

La causa más frecuente es la práctica deportiva intensa (especialmente las carreras y los deportes que solicitan la articulación del pie, como el balonmano y el baloncesto). Caminar o estar de pie por periodos prolongados y repetidos, también contribuye al desarrollo del espolón calcáneo.

Entre los factores que elevan el riesgo de sufrir este tipo de lesión se encuentran la edad, el sobrepeso (también gestantes con sobrepeso), la obesidad, el pie plano. Otro factor que puede provocar la aparición del espolón calcáneo es el uso de zapatos inadecuados (suelas y tacones muy finos o tacones demasiado altos).

Cuáles son los síntomas del espolón calcáneo

Se manifiesta principalmente con dolores en el talón (generalmente unilateral) que dan la sensación de «pisar un clavo». Aparecen sobre todo con los primeros pasos de la mañana o como consecuencia de la práctica de actividades deportivas.

Posted in Patología

Comments (9)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *